Atalayas que defendieron un reino II

Gallipienzo-Ujué-Gallipienzo

Las rutas pueden partir de diferentes pueblos y ubicaciones por los que pasa el recorrido escogido. Consultar las diferentes opciones.

Dos bellas atalayas de primera línea defensiva en la edad media y probablemente antes también. Nos recuerdan la manera en que los Navarros defendieron su territorio y su estatus ante las invasiones. También visitaremos S. Criz de Eslava, una ciudad romana recientemente escavada que nos impresiona y está cambiado ciertas interpretaciones sobre las vías de romanización de la península Ibérica.

Datos de la ruta y precio

  • Duracion

    Día entero

  • Precio por persona

    50€- Comida aparte.

  • Plazas disponibles

    7

  • Distancia a recorrer

    45km

Bicicletas electricas

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. In justo.

Rutas amables

Donec pede justo, fringilla vel, aliquet nec, vulputate eget, arcu.

Guía experto

Integer tincidunt. Cras dapibus. Vivamus elementum semper nisi.

Ciuadad romana de Santa Criz

S. Criz la más monumental de las ciudades romanas encontradas en Navarra, y una de las más impactantes en el norte peninsular.

Las intervenciones arqueológicas realizadas hasta el momento han escavado lo que fue el foro, reconstruyendo la base de los muros y algunas columnas, y la necrópolis, acercándonos a como pudieron ser las ciudades romanas en el territorio de los vascones.

S. Criz la más monumental de las ciudades romanas encontradas en Navarra, y una de las más impactantes en el norte peninsular.

Poblaciones: Ujué y Gallipienzo

Ujue-Uxue es uno de los pocos pueblos navarros que conserva la estructura medieval casi intacta y muy bien cuidada, con una basílica-fortaleza impresionante, un casco urbano característico y un entorno donde podemos ver huertos aterrazados con cultivos mediterráneos y otros, salpicado de pequeñas cabañas.

Galipentzu-Gallipienzo resiste los avatares del tiempo y del abandono, mantiene el legado de su grandeza e importancia en edificios, calles y callejas que se conservan desafiando las pendientes del enclave medieval fortificado que defendía el paso del río Aragón.

Miradores y atalayas

Estos lugares fueron elegidos por la amplia visión que nos aportan del entorno, pudiendo divisar tropas atacantes varios días antes de su llegada. Aquí disfrutaremos del paisaje de la zona media navarra, desde el último pliegue geológico prepirenaico.